PALABRA DE UN DETECTIVE.

A diario los detectives nos encontramos entre HALCONES del fraude o de la simulación, por ello nos sentimos guerreros, que no mercenarios y eso lo sabe muy bien Rafa que plasma en papel lo que olemos en nuestra pituitaria indagatoria. Esperamos con esperanza como “Areta” miraba en el “crack” y Rafa lo sabe poner en papel lo que todos  nos identificamos con cada renglón, con cada escenario y siempre con nuestra botella de agua grande y caramelos que al menos nos hace sobrevivir a la calma chicha de la espera, espera y espera que todos esperamos. Los detectives somos precavidos con nuestros equipos, incluso obsesivos con la disposición y certeza de estos, ya que son prolongación de nuestra vista y el oído que arrima a saber lo que se masca como el chicle de menta que masticamos. Los detectives nos activamos como en una final olímpica, pero con la diferencia que no hay ni aplausos ni espectadores que nos animen, nos movemos con fluidez entre la multitud o la solitaria avenida como un esquiador esquiva o juega con presta elegancia.

 

Rafa nos asocia a un espeleólogo, aventurero y especial para el público ajeno, certera similitud que comparto sin películas ni acciones de riesgo que a veces nos a tocado sufrir o bailar con elegancia como Rafa lo hace con Irene en su relato, sus palabras y nuestra acción que reacciona con prontitud en el movimiento del objetivo, de certeza acompañada y presencia no detectada que de ello Rafa sabe y mucho como mantiene en su mente dibujada cada rincón de estación o aeropuerto nacional o internacional visitado y currado a 150 pulsaciones y siempre su cámara a tope de batería. Rafa tiene familia y muy extensa, colaboradores de los que se puede confiar la vida detectivesca y con los que algunos se tendrá más o menos relación dependiendo de la noria del capricho del encargo y si eres buena gente la familia crece y se une por una única pasión, la profesión de detective. Internacionalmente hay que tener bemoles para trabajar con soltura, claridad y eficacia, el ambiente cambia y te ves mas expuesto ya que tu objetivo destaca como tu te ves iluminado en los focos de la gente que si te observa y ve como extraño o invitado. Ni las dunas ni las llamadas al rezo nos detienen y es por eso que me quedo leyendo lo que como Rafa vivimos, gracias por transmitirlo y que sabemos que ojo en la vida siempre hay un posible fraude. Me llamo TONY y también soy detective de cinco de la mañana.

 

 

Anuncios

YA TE DIGO

Cuando estamos investigando, muchas veces nos agotamos, pero no estamos vencidos, porque estar convencidos de alcanzar la meta es nuestra pasión. Flipamos con lo que vemos a los que se lo vemos, la vida no solo es teatro, en muchos casos es una verdadera “farsa” y nosotros tenemos el compromiso moral y de justicia de no aceptar lo divinamente reprochable, no nos dejamos engañar con fundas divinas, pero yo me quedo con el “no me jodas” transparente de un hecho no asumible pero del que constatamos que es cierto al ser testigos y dar testimonio de ello, nos cubrimos de medios que capten el momento del hecho intuido, somos intuitivos, pasionales y reales de la sensación que nos transmite el entorno así como la realidad que muchos no ven porque miran para otro lado, Victor  pone sobre el papel lo cierto que  a veces molesta y mucho, “ya te digo” que solo  Vanessa  alcanza  la palabra de lo certero en cada determinación indagatoria, ambos sufren y se joden para que al final solo obtengas  el reconocimiento de la conciencia , que es la ciencia de la certeza y de la tranquilidad por el buen hacer y mejor pacer. Los llamadores de Angeles son un buen aliado para saber la verdad en la intimidad de la soledad del puesto vigilante. Mi reconocimiento para los compís Victor y Vanessa que, en su correría indagatoria, alcanzan la excelencia indagatoria de la que me siento orgulloso reconocer, me llamo Tony y soy detective.

 

 

 

UN CLIENTE MAS O MENOS.

Juramos amor eterno, juramos fidelidad ¿pero a quien somos fieles?, creo que a nosotros mismos. No creo que valga la pena dar servicio a quién mira para otro lado en su propia corrupción empresarial, a quién niega lo evidente y se alía con el delincuente, no creo que deba preocuparnos el dar servicio a quién invierte grandes cantidades en reputación pero olvida lo que significa esa palabra. No creo que debamos contabilizar en perdidas el saldo de la ausencia del cliente no honesto. No hay leyes que corrijan estás actitudes porque se piensan que están por encima de ellas y eso es lo preocupante. A un Director General muy importante de este país, le indique que solo trabajaba con clientes pequeños pero de mirada limpia. Los bolsillos no limpian acciones ni limpian honor, en todos los recintos Beneméritos reza que una vez perdido no se recobra jamás, y eso tiene mas de 170 años de antigüedad.

fraude-seguros1.jpg

Otra batalla y frente de trabajo es el que debemos demostrar día a día, el resultado esta presente, la acción permanece y las atribuciones ajenas de nuestros logros solo ensucian a los que se lo apropian y no lo reconoce, no hay cosa mas sucia que afirmar ser y hacer lo que no corresponde. No quiero mancillar lo que aprendí por lo que ni las malas palabras ni los malos modos son parte de mi, soy fiel al deber que contraigo con mi cliente, sereno en las situaciones, desempeñándolo con dignidad , prudencia pero firmeza. En definitiva prudente sin debilidad, firme sin violencia y político sin bajeza.

No eres mas grande por tener en cartera a clientes poderosos, porque un día te llevan al fondo, sigamos comprometiéndonos con empresas y clientes de mirada limpia, me llamo Tony y dirijo OPF DETECTIVES ANALISTAS.