NI UNA MÁS.

Estos días acudimos estupefactos al espectáculo repugnante de un debate vacío sobre la intervención de una detective en un proceso judicial de violación de una chica con 5 “machotes” o animales que en manada los conocen. ¿Una legitimidad legal? Lo dudo, pero en cualquier caso no una legitimidad moral , humana o de sentimientos para todo aquellos que hemos nacido de un vientre materno. Pero no es más culpable quién difunde o agita el avispero para encontrar hueco comercial, somos culpables todos por no ser conscientes que para nuestra profesión no todo vale, no vale todo, no es justo para el resto que nos veamos como colectivo lo que de manera individual y con sus responsabilidades hace uno/a. En el anterior post marque mi postura, hay que ser más que detective para meterse en semejante charco, hay que tener espalda para aguantar tan semejante “vómito” y sobre todo hay que tener poca consciencia para presentarse ante un tribunal para abonar duda en algo que no se puede ni debe justificar, en la vida por dinero no todo vale, en la vida por dinero no todo vale, y por tercera el dinero ensucia lo que la vida no merece ni un suspiro de nuestro esfuerzo. Sinceramente creo que las unidades policiales encargadas de nuestro control, debería inspeccionar de manera exhaustiva el proceso de la contratación, los cumplimientos legales así como el propio cuerpo del informe para que casos tan desafortunados no se vuelvan a repetir, porque mucho me temo que los que muestran su diploma antes que su sensatez, los que tiran de placa antes que de cumplimiento legal, los que presumen de profesión antes que de buenhacer, se van a animar a meterse en unos charcos que mucho me temo van a enfangar la profesión. No quiero pasar la oportunidad sin mostrar mi contrariedad al ver que una de las asociaciones a la que estoy adscrito, se haya pronunciado de manera desafortunada en este asunto, no solo no lo comparto sino que también pediré las explicaciones que hubiere a lugar el próximo sábado en la asamblea. Me llamo TONY y soy detective que siempre estará cerca de la víctima, porque mis genes son de servicio y no mercantiles.

DETECTIVES EN MANADA¿?

El feed-back del último post me ha susurrado, la coneXión que tenemos los detectives en la profundidad del mensaje que intento lanzar con palabras. A mi no me pertenece valorar el sentido del mismo, se lanza y se coge al vuelo de la comprensión indagatoria, ha veces se consume y otras se observa. Los detectives somos gente corriente que a veces hace cosas extraordinarias, primero porque hay que sentir cercano el bufido de la vida que te roza y otras porque si no lo haces tu, no lo hace nadie. Todos tenemos una moral y un morral que llenar, no siempre es compatible ambos y las ostias son las que te muestran el camino de la madurez profesional. No debemos coger todo “en manada” no debemos aceptar todo, no tenemos la necesidad de ponernos en riesgo, para aceptar determinados morrales hay que tener la espalda muy ancha, mucho camino andado y mucho prestigio dentro y fuera de la profesión, meternos en charcos es divertido, hasta que sales calado, y si te (calán) “malamente”. Las tip´s se reparten como churros, los diplomas también con las etiquetas de otras formaciones como enganche de recursos, pero detectives hay pocos, que investigan son los menos y que tienen las espaldas anchas muy escasos, comerciales a patadas, vende mantas más y floreros de despacho esos ni nombrarlos ya que hacen de la corrupción su océano. Hay lineas rojas que nadie te puede hacer cruzar de parte, por eso abogamos de oficio porque si por oficio nos lo pide un tribunal si hay que colgarse el morral y hacer oficio de justicia, real y honesta. Me llamo TONY soy detective y si mi conciencia no quiere, en mi libro no se anota y yo lo apunto todo.