SILENCIO POR FAVOR.

Los detectives estamos para crear silencios, no hay cosa que el tiempo valore mas que el silencio de un hogar, de una compañía y de unos ruidos que apuñalen la paz familiar de un entorno definido en espacio, por el corazón de una familia, vivir en comunidad es respetar al prójimo, nadie merece la tortura del abuso del que se piensa impune, nadie debe callar ante la molestia manifiesta y repetido como si se tratara de un martillo pilón, no hay que gritar más fuerte, simplemente hay que jugar como en todo las facetas de la vida, el tablero de la estrategia, de la astucia, y de poner en cada sonora boca, el tapón honesto de la paz de un hogar que solo quiere crecer en un entorno limpio de ruidos, porque la contaminación acústica puede ser la obligada por el entorno o la que violan de manera sistemática, para someter a personas, a través de una estrategia orquestada de ruidos y golpes.

Captura de pantalla 2019-02-01 23.09.01.png

Los ingenieros ingenian las maquinas que registran los ruidos, los policías constatas con más o menos ganas u oportunidad, el momento preciso de la agresión acústica, pero los detectives estamos para estar cerca de esa familia violada en su intimidad, que Hitler utilizaba técnicas parecidas, esta documentado, e incluso que sus técnicas se han empleado por sectores estratégicos, también lo tenemos en mente, pues esto que nos contraten resulta “padrísimo”, para que el “pendejo” salga retratado en nuestra oculta que con medios precisos de medición certera haga que el “pinche” este sentado en un banco de madera delante de togados, para que responda de la “paz” del hogar sufrido y mentalmente sometido, la “neta”, la ponemos porque creemos en ella, porque “no mames” ya que soy toni y si en silencio te digo que soy detective.

2019

Acabamos de tragarnos las doce uvas, hemos entrado en un nuevo año que rima con mueve y en ello estamos, primero animado por la referencia de nuestro compañero Oscar Rosa de Contrasta2 que ha cuidado el realizar un repositorio de los compañeros que compartimos reflexiones y enseñanzas de nuestro quehacer y mejor entender de la profesión, estos post sirven de escape emocional detectivesco y dejamos en nuestra web, aquellos artículos o enfoque mas profesionales. Gracias Oscar y saludos a todos los compañeros que hacemos de la red, nuestra reflexión valiente sin vértigos.

Todos deseamos trabajo, pasión y sobre todo lealtad con nuestros clientes, de nuestro equipo y de la vida,  todos deseamos que nos devuelva la vida el bien que hacemos los detectives, somos muchos los que se encuentran capacitados, menos los que manifiestan voluntad de poder hacer de su capacidad un hecho, muchos menos los que se pueden visualizar con sus cumplimientos legales y muy escasos los que cuentan con una regularidad de actividad así como un fondo de encargos. Para este año 2019 les deseo a todos mucha suerte.

Suerte es lo que se necesita en todo arranque, las colaboraciones que se hacen en el sector son precisas, una joya y bien escaso que se contabiliza por horas trabajadas, personalmente mis horas no están en el reloj de arena del metal que acuña las monedas, ni del papel que marca los billetes, la marca la dejo en mi informe y el corazón del cliente, porque pasión y entrega nos sobra. Esta profesión va mas allá de un circulo de colaboración, de una comunidad de intereses o de bienes interesados de cuño ajeno, y mucha mas lejano de un grupo de wasap o de telegram, porque mirar una pantalla no es leer el pensamiento de un detective, que puede que no a salido del coche en años, o redactado un informe, e incluso no sepa lo que es planificar o dar satisfacción con respuestas claras al cliente, estamos en la profesión mas bonita del mundo y quien no lo entienda así seguirá siendo infeliz y eso me da mucha pena.

Los detectives no somos los mercenarios que metemos el palo y secamos al cliente, tampoco somos los polis frustrados ni tampoco los “rambos” de la juricatura, tampoco los sicarios de empresa o de solución de pasillo judicial, me quedo con ser la puerta violeta, porque aprovecharse de nuestra profesión para actos simulados o faltar a la verdad no solo es una deslealtad sino también un delito, como son hacer ilícitos penales o hacer apologías de ello, por tanto cuando alguien presume de ello mas vale dejarle solo, o con quien no se atreve a desenmascararlo porque a veces nos sentimos mas a menudo de lo que parece como marcianos con casco de astronauta que explora en otro mundo, con nave o sin Tomasa, pero con licencia de astronauta y conozco la linea que no debo traspasar. Me llamo TONY y soy detective.