Licencia 3.083

Una Agencia de Detectives, en su concepto limitado es lo que al final terminan siendo, un habilitado que firma un informe que vale para el juzgado, lo que existe hasta llegar a este punto realmente cuenta poco, agencias aseguradoras importantes tienen su sastre indagatorio particular, o mejor dicho el tramitador busca un detective a su medida, alguien a quien le importe poco lo que se ponga y quien lo ponga, todo vale para “apretar” al asegurado. Las Agencias de Seguro como así otras empresas o instituciones deberían mirar por su deontología y perseguir conductas excesivas o ilegales de sus empleados, pero creo que esto no les interesa. Mi concepto de profesional es otro, un profesional es el que se sigue formando, el que sigue innovando, el que se muestra imparcial en sus conclusiones, el que cumple objetivos con un compromiso total hacía su cliente, en definitivo un señor detective. Pero si no existe una verdadera conciencia de expulsar del sector aquellos despachos fraudulentos que fabrican informes, que contratan intruseros, que engañan a jueces y fiscales, en definitiva la lacra del sector, así existe la crisis en el mercado laboral con mas del 40% de los habilitados sin poder ejercer por culpa de estos delincuentes. Pero tanta responsabilidad tiene el que lo crea como el que lo permite, por su complicidad, por su silencio y lo que es peor del todo, por su cobardía.

 Imagen

Para llegar a esta profesión he tenido que vivir tiempos duros, un destino en circunstancias extremas plomo e incomprensión, otra de riesgo de combate secesionista, además de periodos de guerra a la criminalidad y organizaciones delicuenciales poderosas, aderezado con la humildad, auxilio, prevención y el salvar alguna que otra vida humana, todo esto quedaría insuficiente para mi entender como un desarrollo de la profesión detectivisca, por lo que me forme en inteligencia, en análisis, en medios técnicos, en estudios prospectivos, metodología así como estudios criminológicos científicos, pero aún así me faltaba algo, una creación de una obra literaria de transcendencia histórica, me llamo Tony,  detective 3.083.

Anuncios