PARTE DE GUERRA

RESISTIRE por responsabilidad, y en la inmensa mayoría del colectivo de los detectives privados por el respeto social que nos hemos cultivado minuto a minuto, pero con la impotencia de saber que podíamos hacer mas, de que no se nos emplea, de que no somos útiles o sencillamente, porque estamos en un limbo profesional, que tal vez, debamos de una vez caer a una realidad eficaz, que nos coloca donde nos merecemos, en casa.  

RESISTIRE a pesar de llenarnos la boca de que los detectives privados de esta bendita tierra, somos los mejores preparados del mundo, con tres años universitarios, pero ¿para que nos ha servido?, pues para que nos quedemos en casa. 

RESISTIRE porque somos unos profesionales que sabemos identificar la realidad del momento, que podemos dar fe de lo que somos testigos, que podemos documentar, probar y encontrar actos o acciones que o bien son denunciables, o bien podría la sociedad conocer, ¿pero para que nos ha servido todo esto?, para que nos quedemos en casa.

RESISTIRE ya que dicen que somos unos colaboradores, en un preámbulo de una ley que no encajamos, en la que se nos señala como servicio esencial, pero que nos han arrojado al confinamiento por aquellos que podemos ayudar, ¿pero para que nos ha servido todo esto?, para que nos quedemos en casa.

RESISTIRE porque somos expertos de mucho, a la vez que entendedores de nada, con un campo infinito de acción indagatoria, pero que al final todos hacen lo mismo y eso se nota en un colectivo, de mayoría de diploma y no de ejercicio, ¿y eso para que les ha servido a todos?, para que nos quedemos en casa.

RESISTIRE a pesar de nuestro ego, en un colectivo que mantiene una estructura poco solidaria, escaso compromiso asociativo y sobre todo, envidia, celos y por supuesto, escasa mira para saber que la oportunidad que tenemos ahora solo es, para que nos quedemos en casa.

RESISTIRE porque personalmente me marco las conquistas de conocimiento, las miras de proyectos, porque como en casa en ningún sitio, y con la salud de todos no se juega, y por ello dejo de jugar a ser científico, a ser analista político, a ser economista, a ser ilustrado de materias que nadie entiende, porque solo soy detective, que solo aplaude a los héroes que luchan en la trinchera, a los sanitarios, a mis compañeros de distintos uniformes, a los servidores sociales de supermercados y logística, empleados que si son útiles y tienen claro que ellos son importantes, para que los detectives nos quedemos en casa.

Y viviré por la persona que me dio la vida, que vivirá por siempre en mi corazón y que ya me mira desde la pradera de san isidro en su madrid de pichis. RESISTIRE por ser el hijo de Victoria y de Antonio, porque ser detective nos hace resistentes y por ello #quedateencasa