EL DEDO

Señalar esta muy feo, esconderse también, cuando se asumen responsabilidades no solo se debe uno diferenciar por lo conciliador o por lo preciso de su gestión, también por su valentía y transparencia, señalar con el dedo sigue estando feo si además parte de gestores de la profesión, más todavía cuando siguen utilizando las mismas redes y artes que antaño, sin cambiar ni nombres ni puestos. Señalar con el dedo al asociado no dócil y adiestrado esta muy feo incluso porque se apesebra al resto y por tanto a la profesión del detective, señalar es marcar y el ganado esperando no debe ser marcado, ni siquiera señalado por su corrección y adoctrinamiento,  pero ya sabemos que los débiles e inseguros señalan con el dedo endiosado de absurdos y miedosos planteamientos.

Captura de pantalla 2018-09-15 a las 12.42.59.png

El dedo se puede utilizar para probar una exquisita crema como también para metérosla por el culo. El dedo por tanto puede oler a culo cuando sirve para señalar a los que no bailan el compás de la copla rancia y conocida que todos conocemos pero pocos tararean. Mi dedo forma parte de la mano que estrecha con fuerza la mano del compañero/a, o el abrazo que cubre la espalda del mismo. Los dedos son dedos y me siento orgullos/AS de ser de los que nos señalan. Me llamo TONY y soy detective que pronto viaja a Gijón.

Anuncios

Katalina

 Katalina es nombre de fuerza indagatoria, un papel asignado a la espera de un escenario real donde plasmar su perseverancia, Katalina es honesta, honrada y cumple con su palabra y el objetivo asignado, detrás de Katalina siempre se sitúa Karlos, observando el objetivo no pierde de vista la seguridad de Katalina, no cuida pero si proteje a su equipo, sin equipo Karlos no tiene sentido de vida detectivesca, los personajes se marcan en el brazo del profesional, en el alma de su papel y en la conciencia de su trabajo, Katalina flipa porque no deja de sorprenderse y eso canta con la limpieza de su corazón de investigadora, Katalina viaja y mucho, mira y observa en las mentes de cualquier raza, es curiosa y analista, Katalina debe porque puede y no todas podrían dar sentido a Katalina. Muchos personajes desfilan sobre la pasarela de nuestro libro registo, pero Katalina resulta singular al ser Karlos su garante, por tanto la garantía la imprime el despacho que solo Karlos sabe conducir con instrucciones precisas de Katalina que forma parte del copilotaje de la investigación e instrumentación.

45385ce7-cc35-48f1-b5e1-6bc68ec876ba.jpg

Ni que decir tiene que no resulta exclusivo del ADN que Katalina exista, muchas Katalinas no cuenta con un Karlos ni con una circunstancia objetiva, Katalina es autosuficiente y por supuesto independiente, por ello Karlos siempre dirá que allá donde este Katalina, le deseo lo mejor, o a lo mejor esta esperando en el asiento delantero al mando de nuestro vehículo cualquiera de una ciudad cualquiera en un color preciso y si puede ser con lunas discretas. Me llamo Tony y soy detective.