Y si fuera ELLA…

Volvemos de Gijón, clima excelente y cuidados excepcionales, una pena no poder disfrutar durante más tiempo de ese maravilloso enclave y de la compañía de los compañeros/as qué durante el año no le/la vemos, pero si sentimos como cercanos/as en los momentos complicados, del trabajo detectivesco.

Ya empieza otra cuenta atrás para el próximo congreso y el poder contar con los diez minutos sesgados de palabra propia en el foro adecuado, ni un minuto más y reproche incluido del representante asociativo al manifestar en asamblea que personalmente soy agraciado, por que se me dedica más tiempo y atención que por algunos el deseado, y desde aquí solo me queda con respeto darle las gracias que hago extensivas al resto, por ello no le dedicare ni una palabra más a lo que no merece ni recuerdo ni valoración y menos que me ocupe o preocupe.

WhatsApp Image 2018-09-23 at 08.21.45.jpeg

Vamos a ser positivos y anclar en nuestro cerebro que sonrisa nos traemos, que risas nos perpetúan y que carga de buen rollo nos anima a continuar nuestra senda detectivesca, abrazos y manos en nuestras despedidas, con cuchillos algunas, pero presentes todos/as que en lenguaje no verbal no pueden mentir en sus afinidades personales, esto es normal como en la vida, no somos diferentes, somos parte de la calle y no vivimos aislados como políticos, los detectives/as unos olemos a tierra y otros a mar, unas a flores y otros a intenso, pero el olor a naftalina se impregna en trajes y corbatas de etiqueta engañosa.

Pero gracias a Dios, entre los asociados/as hay gente súper-válida, gente comprometida que no se conforma con iniciativas para la profesión volcadas en un cajón olvidado, gente con empuje que no solo lo hacen cuando dan vida, que no solo luchan cuando hay compromiso familiar, mujeres en definitiva que a las que todos le debemos la existencia, y en algunos casos el amor, y también el dolor, mujeres que solo hacen hacernos grandes porque sin ellas no somos nada y porque la detective no admite cuotas, porque es parte importante del colectivo detectivesco no admite espacios cedidos, porque el escenario les pertenece, no necesitan permisos, porque cuentan con voluntad propia, palabra y voz, no buscan apoyos porque son el motor de esta profesión, detectives que no nacen del colectivo porque lo son y a partir de ahora con figura propia, me siento celoso de vuestra fuerza y capacidad pero sin sonar pedante pero como diría el cantante Aguilé, “son currantas y tirán pa lante”, ¡chicas que nadie os pare, no miréis al lado y enseñarnos por el bien de esta puñetera profesión, que buena falta nos hace!. Me llamo Tony y soy detective.

Anuncios

NI UNA MÁS.

Estos días acudimos estupefactos al espectáculo repugnante de un debate vacío sobre la intervención de una detective en un proceso judicial de violación de una chica con 5 “machotes” o animales que en manada los conocen. ¿Una legitimidad legal? Lo dudo, pero en cualquier caso no una legitimidad moral , humana o de sentimientos para todo aquellos que hemos nacido de un vientre materno. Pero no es más culpable quién difunde o agita el avispero para encontrar hueco comercial, somos culpables todos por no ser conscientes que para nuestra profesión no todo vale, no vale todo, no es justo para el resto que nos veamos como colectivo lo que de manera individual y con sus responsabilidades hace uno/a. En el anterior post marque mi postura, hay que ser más que detective para meterse en semejante charco, hay que tener espalda para aguantar tan semejante “vómito” y sobre todo hay que tener poca consciencia para presentarse ante un tribunal para abonar duda en algo que no se puede ni debe justificar, en la vida por dinero no todo vale, en la vida por dinero no todo vale, y por tercera el dinero ensucia lo que la vida no merece ni un suspiro de nuestro esfuerzo. Sinceramente creo que las unidades policiales encargadas de nuestro control, debería inspeccionar de manera exhaustiva el proceso de la contratación, los cumplimientos legales así como el propio cuerpo del informe para que casos tan desafortunados no se vuelvan a repetir, porque mucho me temo que los que muestran su diploma antes que su sensatez, los que tiran de placa antes que de cumplimiento legal, los que presumen de profesión antes que de buenhacer, se van a animar a meterse en unos charcos que mucho me temo van a enfangar la profesión. No quiero pasar la oportunidad sin mostrar mi contrariedad al ver que una de las asociaciones a la que estoy adscrito, se haya pronunciado de manera desafortunada en este asunto, no solo no lo comparto sino que también pediré las explicaciones que hubiere a lugar el próximo sábado en la asamblea. Me llamo TONY y soy detective que siempre estará cerca de la víctima, porque mis genes son de servicio y no mercantiles.