De profesión DETECTIVES.

Somos hijos de la calle, vivimos en una esquina observando la vida, nos entregamos aunque a veces nos equivoquemos, pero siempre resurgimos como ave fénix, si respiramos también pasamos frío y hambre.Nuestra academia no empezó en el aula universitaria, hemos sido matriculados en el barrio de la vida con las asignaturas pendientes de la gente que nos ha rodeado siempre, todos tenemos ese profesor no buscado ni matrícula en la materia que daño nos ha echo o curtido. Un buen detective es empresario honesto, un excelente amigo y por supuesto alguien en el que se puede confiar, los diplomas y certificados se vuelven agradecimientos o abrazos, éxito no significa un reconocimiento o engorde económico, somos flacos con bolsillos rotos pero corazones grandes, somos humanos y nos equivocamos pero reconducimos porque reconocemos los caminos y  rumbos que no da la vida porqué somos consecuentes de que nuestro camino finaliza en un precipicio sin profundidad.

Los detectives son visionarios e incluso prospectivos en lo empresarial nos hemos espabilado a base de “ostias” los apuntes que han sido grabados a fuego de las enseñanzas de la esquina designada sin luz de alumbramiento vital con la “puta” vida de testigo.Los detectives de la calle, de salón de juntas o de puticlub, vemos sin ser vistos, somos compañía sin ser apreciados, somos solución sin ser mencionados, un comodín que la sociedad puede emplear en entornos de inteligencia familiar, social, empresarial o simplemente un elemento fundamental que se hace desconocido por la excesiva invisibilidad de nuestra profesión.

CpZ2sCbWgAAcRL5.jpg

Los criminólogos reivindican el escaso aprovechamiento que la sociedad hace de su conocimiento, por ello los espacios televisivos o incluso de asuntos de alta sensibilidad social como pueden ser los grandes enigmas policiales de resolución imposible o dudosa, son un escenario perfecto para rellenar de interés algo que difícilmente puede o ser contrastado o desmontado. Muchos detectives son criminólogos u hacemos del conocimiento nuestro perfeccionamiento sobre asuntos que solo a los detectives nos están conferidos. Mucha confusión en estos tiempos en los que se pretende suplir con aula de dudosa docencia lo que en una esquina de nuestro barrio fuimos aprendiendo. Son tiempos de cazar pokemon, de asaltar sensibilidades con la crueldad del resultado económico, desde nuestra esquina me acompaño de mi amigo y compañero Juan, ambos utilizamos el lenguaje mudo que solo los detectives podemos entender, me llamo Tony y junto con Juan te decimos que ambos somos DETECTIVES.

Porqué lo llamamos COLABORACIÓN cuando queremos decir AMISTAD.

Mis amigos no los cambio por ningún saldo de cuenta corriente, son valores que su cuantificación esta fuera de toda la medida, en nuestros continuos viajes siempre aprovechamos para dedicar de manera inexcusable un espacio necesario para sentarnos, charlar y compartir con esos grandes profesionales de nuestra actividad que están repartidos o diseminados por esta piel de toro, a unos los vemos en sus lugares de actividad próxima y nos brindan no solo su casa y sus medios sino que hacen hueco de toda obligación porqué un amigo ha venido a verle. Es increíble lo que llegamos a conocernos sin la medida del tiempo o el espacio. A otros compis los vemos en la zona cero del fraude fuera de nuestros lugares pero que con nuestra compañía nos volvemos un poco mas fuertes y acompañados en nuestra solitaria andadura. Los amigos son los que son y el resto es compañerismo.

 Archivo 7-8-16 10 11 12.jpeg

Del compañerismo cabe indicar que en este sector se han obsesionado en inculcarnos la competencia con vitola de rivalidad o enemistad, todos tenemos nuestro espacio y de todos es obligación abonar el campo indagatorio que recogemos a diario, esta obsesión viene dada por los que en años de profesión se limitaron a construir muros y conquistar territorios que defendían en algunos casos de manera ilícita e ilegal, transformando una actividad aparente en algo delictivo al caer en las contrataciones de personal no habilitado o legalmente reconocido, para mi estos individuos que contratan instruseros para firmar con su TIP, son simplemente delincuentes.

 

Los delincuentes no solo salen de estos despachos intruseros, también se encuentran en los departamentos de seguridad de importantes empresas, en las propias empresas de seguridad que utilizan el lenguaje para encubrir un servicio del que no están autorizados, y las compañías aseguradoras que se nutren de informes a la carta de los despachos intruseros que reparten datos e intimidades de los asegurados entre sus compañías clientes, todas interrelacionadas y con una línea delictiva pre establecida, toda una banda.

 

Banda de amigos y de compañeros son los que comparten cervezas, risas, lamentos y recuerdos, con ellos termino porque lo valen y porque en estas fechas en las que todos descansan nosotros no cerramos por vacaciones. Me llamo TONY y soy detective como mis amigos.

INFORMACIÓN ES PODER

Si crees en algo no estarás equivocado, y hay que creer en uno mismo, en el equipo y en el objetivo. No somos comerciales de los acontecimientos, pero las oportunidades te sorprenden para quedarse.Los detectives captamos con nuestro lazo, la información que se evapora en el tiempo, del estado etéreo pasa al sólido de la información.Las grabaciones deben ser continuamente analizadas en tiempo y disposición, por eso es importante encontrar el equilibrio necesario que no te contamine la acción.

20141119_144727_Calle Numancia

La tensión en todo momento debe existir para que respondamos en la mejor medida de lo que se espera de nosotros, el equipo sincronizado y foco del objetivo con la luz de ambiente adecuada.

Las investigaciones nacen se desarrollan y ¿mueren?, la respuesta la encontramos del respeto que demostremos en administrarla de una forma adecuada, nunca muere y forma parte de nuestra experiencia vital indagatoria, esa foto descartada, ese dato incoherente, ambos se vuelven diamantes que pulir y poner en otro ciclo indagatorio. Me llamo TONY y en mi despacho las papeleras no existen.

AGENCIA DE INSTRUCCIÓN

Contando batallas y recordando situaciones, no aporta mas información que la del abuelo cebolleta que sabe que no le escuchan. Hablaremos de futuro y meditaremos los caminos que emprendamos por los planteamientos que aprovechemos como oportunidad de solución investigadora. Lo esencial de cualquier forma, será encontrar las piezas importantes que formen el equipo humano y técnico. No por ello dejo de impresionarme por la tecnología que se encuentra a disposición de cualquiera y sus potenciales usos, pero sigo anteponiendo el factor humano siempre determinante para resultar singular en la profesión indagatoria y de inteligencia. Me exijo cada vez más, contar con un conocimiento suficiente y amplio de casi todos los sectores del espectro social, económico, tecnológico así como político. No me estanco en las mismas “OSINT”, y las “ HUMINT” de 2º linea son las que encuentro más interesantes,  las que se descubro las verdaderas innovaciones futuristas tanto tecnológicas como de conceptos de optimización organizativa.

Imagen

Una agencia de detectives es similar en su concepto al de un juzgado de instrucción, ya que en ambos casos se instruye algo de la nada que motivara, unas implicaciones o consecuencias económicas, sociales o judiciales, por ello el detective debe contar con la vocación de servicio además de rigurosidad en su cumplimiento, invertir en su formación su prioridad, para que con unos conocimientos amplios y claros pueda manejar el lenguaje básico de un especialista, no se puede equivocar u omitir aspectos en su informe por falta de rigurosidad técnica por ello, otro aspecto destacable es el económico, ya que generar informes baratos desprestigian la rigurosidad de la profesión. Estoy de acuerdo con aquellos que piensan que no es necesario cubrir todos los aspectos indagatorios en un asunto, pero omitirlos es pasar por alto la verdadera esencia o resolución del asunto. Todos los colectivos actuantes deberían aprender mutuamente de experiencias e intercambiar opiniones para agilizar en la medida de lo posible, no solo la justicia sino los procesos en los que se intervienen. Avancemos en nuevos y valientes conceptos, sin esperar a que se nos continúe dirigiendo, esta es una profesión de valientes, de soñadores y de creativos, la pasión como el valor no se le supone, se demuestra. Me llamo TONY y también me formé como detective.