SILENCIO POR FAVOR.

Los detectives estamos para crear silencios, no hay cosa que el tiempo valore mas que el silencio de un hogar, de una compañía y de unos ruidos que apuñalen la paz familiar de un entorno definido en espacio, por el corazón de una familia, vivir en comunidad es respetar al prójimo, nadie merece la tortura del abuso del que se piensa impune, nadie debe callar ante la molestia manifiesta y repetido como si se tratara de un martillo pilón, no hay que gritar más fuerte, simplemente hay que jugar como en todo las facetas de la vida, el tablero de la estrategia, de la astucia, y de poner en cada sonora boca, el tapón honesto de la paz de un hogar que solo quiere crecer en un entorno limpio de ruidos, porque la contaminación acústica puede ser la obligada por el entorno o la que violan de manera sistemática, para someter a personas, a través de una estrategia orquestada de ruidos y golpes.

Captura de pantalla 2019-02-01 23.09.01.png

Los ingenieros ingenian las maquinas que registran los ruidos, los policías constatas con más o menos ganas u oportunidad, el momento preciso de la agresión acústica, pero los detectives estamos para estar cerca de esa familia violada en su intimidad, que Hitler utilizaba técnicas parecidas, esta documentado, e incluso que sus técnicas se han empleado por sectores estratégicos, también lo tenemos en mente, pues esto que nos contraten resulta “padrísimo”, para que el “pendejo” salga retratado en nuestra oculta que con medios precisos de medición certera haga que el “pinche” este sentado en un banco de madera delante de togados, para que responda de la “paz” del hogar sufrido y mentalmente sometido, la “neta”, la ponemos porque creemos en ella, porque “no mames” ya que soy toni y si en silencio te digo que soy detective.

Anuncios