Y si fuera ELLA…

Volvemos de Gijón, clima excelente y cuidados excepcionales, una pena no poder disfrutar durante más tiempo de ese maravilloso enclave y de la compañía de los compañeros/as qué durante el año no le/la vemos, pero si sentimos como cercanos/as en los momentos complicados, del trabajo detectivesco.

Ya empieza otra cuenta atrás para el próximo congreso y el poder contar con los diez minutos sesgados de palabra propia en el foro adecuado, ni un minuto más y reproche incluido del representante asociativo al manifestar en asamblea que personalmente soy agraciado, por que se me dedica más tiempo y atención que por algunos el deseado, y desde aquí solo me queda con respeto darle las gracias que hago extensivas al resto, por ello no le dedicare ni una palabra más a lo que no merece ni recuerdo ni valoración y menos que me ocupe o preocupe.

WhatsApp Image 2018-09-23 at 08.21.45.jpeg

Vamos a ser positivos y anclar en nuestro cerebro que sonrisa nos traemos, que risas nos perpetúan y que carga de buen rollo nos anima a continuar nuestra senda detectivesca, abrazos y manos en nuestras despedidas, con cuchillos algunas, pero presentes todos/as que en lenguaje no verbal no pueden mentir en sus afinidades personales, esto es normal como en la vida, no somos diferentes, somos parte de la calle y no vivimos aislados como políticos, los detectives/as unos olemos a tierra y otros a mar, unas a flores y otros a intenso, pero el olor a naftalina se impregna en trajes y corbatas de etiqueta engañosa.

Pero gracias a Dios, entre los asociados/as hay gente súper-válida, gente comprometida que no se conforma con iniciativas para la profesión volcadas en un cajón olvidado, gente con empuje que no solo lo hacen cuando dan vida, que no solo luchan cuando hay compromiso familiar, mujeres en definitiva que a las que todos le debemos la existencia, y en algunos casos el amor, y también el dolor, mujeres que solo hacen hacernos grandes porque sin ellas no somos nada y porque la detective no admite cuotas, porque es parte importante del colectivo detectivesco no admite espacios cedidos, porque el escenario les pertenece, no necesitan permisos, porque cuentan con voluntad propia, palabra y voz, no buscan apoyos porque son el motor de esta profesión, detectives que no nacen del colectivo porque lo son y a partir de ahora con figura propia, me siento celoso de vuestra fuerza y capacidad pero sin sonar pedante pero como diría el cantante Aguilé, “son currantas y tirán pa lante”, ¡chicas que nadie os pare, no miréis al lado y enseñarnos por el bien de esta puñetera profesión, que buena falta nos hace!. Me llamo Tony y soy detective.

Anuncios

PAS(W)AT

Ni los franciscanos podrían ocultar su rostro en el habito de capuchón ante las redes sociales ni evidencias totales, la capa del “direte” es mas que evidente ante el detective que se queda con lo cierto de la post-verdad, que no es otra cosa, que la verdad manipulada o el dicho que el bicho dice porque le interesa. La desinformación no es la verdad oculta, es la verdad sin verdad, por tanto, una mentira aparente que solo sirve al mediocre que se queda o escucha lo que le interesa para transmitir lo que le importa.

Cada día crecen los foros de profesionales de asiento aburrido o de sentimientos reprimidos, decir no es manifestar, y que nos pasan factura, por el impetuoso que no aguanta la tontería, la mentira o simplemente le apetece linchar por linchar desde la frustrada posición de observación o troncha. La post-verdad esta siempre dirigida en único sentido, pensamientos únicos perpetuos de expertos imputados en tiempos pasados. Gente que solo busca profesional cuando necesita ser auto-afirmado en algo que ni en su objetivo comercial lo consiguen. Los trabajos se respetan a los asociados también, el marcaje es persecución y su devoción siempre se motiva por los palmeros perpetuos en este como en otros puestos de representación, como decía MAOMA, por sus tarjetas los conoceréis y por sus virtudes los olvidareis.

original.jpg

 

Hay que tomar nota, porque escuchar se escucha poco en los wasaps de control detectivesco que dudo que muchos sean o lo pretendan. Por ello y por una cuestión de salud mental no acepto ni invitaciones ni mensajes que no pueda entender al frío de un café con su interlocutor/a.

Hay que tener rigor verdaderamente periodístico si queremos saber si lo dicho es cierto en determinadas informaciones de cuchicheo cutre, personalmente no voy a seguir una línea editorial detectivesca asociativa cercana a la junta, si esta no esta en sintonía con la del asociado, mi cuchara no se entrega y lo cierto es lo que los detectives damos testimonio y nos retorcemos en el dolor de la profesión y no de la verdad del pensamiento adiestrado. De cara y de espalda, donde jamás me pondría es de perfil porque me llamo TONY y soy detective.

EL DEDO

Señalar esta muy feo, esconderse también, cuando se asumen responsabilidades no solo se debe uno diferenciar por lo conciliador o por lo preciso de su gestión, también por su valentía y transparencia, señalar con el dedo sigue estando feo si además parte de gestores de la profesión, más todavía cuando siguen utilizando las mismas redes y artes que antaño, sin cambiar ni nombres ni puestos. Señalar con el dedo al asociado no dócil y adiestrado esta muy feo incluso porque se apesebra al resto y por tanto a la profesión del detective, señalar es marcar y el ganado esperando no debe ser marcado, ni siquiera señalado por su corrección y adoctrinamiento,  pero ya sabemos que los débiles e inseguros señalan con el dedo endiosado de absurdos y miedosos planteamientos.

Captura de pantalla 2018-09-15 a las 12.42.59.png

El dedo se puede utilizar para probar una exquisita crema como también para metérosla por el culo. El dedo por tanto puede oler a culo cuando sirve para señalar a los que no bailan el compás de la copla rancia y conocida que todos conocemos pero pocos tararean. Mi dedo forma parte de la mano que estrecha con fuerza la mano del compañero/a, o el abrazo que cubre la espalda del mismo. Los dedos son dedos y me siento orgullos/AS de ser de los que nos señalan. Me llamo TONY y soy detective que pronto viaja a Gijón.

FAMOSO OBJETIVO

Los personajes públicos se someten a diario a la evaluación del gran público o al patíbulo de la prensa sensacionalista, titulares sin cuerpo, noticias sin argumentos son caldos de cloacas, una brillante carrera deportiva, artística o incluso personal puede truncarse en cuestión de segundos, y una vez perdido no se recobra jamás como el honor que reza en las casas cuarteles.

Los detectives manejamos estas crisis o hacemos prospectiva de ella adelantándonos en cualquier caso a los acontecimientos debidos que destruyen al personaje y a la persona, no contamos con un método científico, ni un protocolo normalizado, solo la intuición y capacidad profesional puede vencer a este demonio que se introduce en la zona de confort del personaje público.

La dignidad, el buen nombre así como el prestigio no se otorgan en los estrados saturados de carnaza mediática, tampoco en los foros del silencio cómplice ni cautivo.

Captura de pantalla 2018-09-12 a las 9.09.13.png

Los detectives acompañamos digitalmente al cliente, y personalmente le atiende con un análisis efectivo de las amenazas que podría derrocar las vulnerabilidades del VIP o persona que hace de su nombre su base viral.

Con frialdad acometemos situaciones, con sagacidad mi equipo se adelanta en los escenarios que son amenaza o carne de cañón del cliente, encapsular es proteger y prever es mas barato que tapar agujeros que solo nos desangran como seres humanos o jurídicos. No te fíes de robot sin alma, software sin corazón o pantalla sin consejos; por todo eso te digo que mi equipo ha entrado para quedarse y que los que gozan de nuestro concurso, con nosotros sigan intactos. Me llamo TONY y soy detective.

 

Katalina

 Katalina es nombre de fuerza indagatoria, un papel asignado a la espera de un escenario real donde plasmar su perseverancia, Katalina es honesta, honrada y cumple con su palabra y el objetivo asignado, detrás de Katalina siempre se sitúa Karlos, observando el objetivo no pierde de vista la seguridad de Katalina, no cuida pero si proteje a su equipo, sin equipo Karlos no tiene sentido de vida detectivesca, los personajes se marcan en el brazo del profesional, en el alma de su papel y en la conciencia de su trabajo, Katalina flipa porque no deja de sorprenderse y eso canta con la limpieza de su corazón de investigadora, Katalina viaja y mucho, mira y observa en las mentes de cualquier raza, es curiosa y analista, Katalina debe porque puede y no todas podrían dar sentido a Katalina. Muchos personajes desfilan sobre la pasarela de nuestro libro registo, pero Katalina resulta singular al ser Karlos su garante, por tanto la garantía la imprime el despacho que solo Karlos sabe conducir con instrucciones precisas de Katalina que forma parte del copilotaje de la investigación e instrumentación.

45385ce7-cc35-48f1-b5e1-6bc68ec876ba.jpg

Ni que decir tiene que no resulta exclusivo del ADN que Katalina exista, muchas Katalinas no cuenta con un Karlos ni con una circunstancia objetiva, Katalina es autosuficiente y por supuesto independiente, por ello Karlos siempre dirá que allá donde este Katalina, le deseo lo mejor, o a lo mejor esta esperando en el asiento delantero al mando de nuestro vehículo cualquiera de una ciudad cualquiera en un color preciso y si puede ser con lunas discretas. Me llamo Tony y soy detective.

PALABRA DE UN DETECTIVE.

A diario los detectives nos encontramos entre HALCONES del fraude o de la simulación, por ello nos sentimos guerreros, que no mercenarios y eso lo sabe muy bien Rafa que plasma en papel lo que olemos en nuestra pituitaria indagatoria. Esperamos con esperanza como “Areta” miraba en el “crack” y Rafa lo sabe poner en papel lo que todos  nos identificamos con cada renglón, con cada escenario y siempre con nuestra botella de agua grande y caramelos que al menos nos hace sobrevivir a la calma chicha de la espera, espera y espera que todos esperamos. Los detectives somos precavidos con nuestros equipos, incluso obsesivos con la disposición y certeza de estos, ya que son prolongación de nuestra vista y el oído que arrima a saber lo que se masca como el chicle de menta que masticamos. Los detectives nos activamos como en una final olímpica, pero con la diferencia que no hay ni aplausos ni espectadores que nos animen, nos movemos con fluidez entre la multitud o la solitaria avenida como un esquiador esquiva o juega con presta elegancia.

 

Rafa nos asocia a un espeleólogo, aventurero y especial para el público ajeno, certera similitud que comparto sin películas ni acciones de riesgo que a veces nos a tocado sufrir o bailar con elegancia como Rafa lo hace con Irene en su relato, sus palabras y nuestra acción que reacciona con prontitud en el movimiento del objetivo, de certeza acompañada y presencia no detectada que de ello Rafa sabe y mucho como mantiene en su mente dibujada cada rincón de estación o aeropuerto nacional o internacional visitado y currado a 150 pulsaciones y siempre su cámara a tope de batería. Rafa tiene familia y muy extensa, colaboradores de los que se puede confiar la vida detectivesca y con los que algunos se tendrá más o menos relación dependiendo de la noria del capricho del encargo y si eres buena gente la familia crece y se une por una única pasión, la profesión de detective. Internacionalmente hay que tener bemoles para trabajar con soltura, claridad y eficacia, el ambiente cambia y te ves mas expuesto ya que tu objetivo destaca como tu te ves iluminado en los focos de la gente que si te observa y ve como extraño o invitado. Ni las dunas ni las llamadas al rezo nos detienen y es por eso que me quedo leyendo lo que como Rafa vivimos, gracias por transmitirlo y que sabemos que ojo en la vida siempre hay un posible fraude. Me llamo TONY y también soy detective de cinco de la mañana.

 

 

YA TE DIGO

Cuando estamos investigando, muchas veces nos agotamos, pero no estamos vencidos, porque estar convencidos de alcanzar la meta es nuestra pasión. Flipamos con lo que vemos a los que se lo vemos, la vida no solo es teatro, en muchos casos es una verdadera “farsa” y nosotros tenemos el compromiso moral y de justicia de no aceptar lo divinamente reprochable, no nos dejamos engañar con fundas divinas, pero yo me quedo con el “no me jodas” transparente de un hecho no asumible pero del que constatamos que es cierto al ser testigos y dar testimonio de ello, nos cubrimos de medios que capten el momento del hecho intuido, somos intuitivos, pasionales y reales de la sensación que nos transmite el entorno así como la realidad que muchos no ven porque miran para otro lado, Victor  pone sobre el papel lo cierto que  a veces molesta y mucho, “ya te digo” que solo  Vanessa  alcanza  la palabra de lo certero en cada determinación indagatoria, ambos sufren y se joden para que al final solo obtengas  el reconocimiento de la conciencia , que es la ciencia de la certeza y de la tranquilidad por el buen hacer y mejor pacer. Los llamadores de Angeles son un buen aliado para saber la verdad en la intimidad de la soledad del puesto vigilante. Mi reconocimiento para los compís Victor y Vanessa que, en su correría indagatoria, alcanzan la excelencia indagatoria de la que me siento orgulloso reconocer, me llamo Tony y soy detective.