Grandes Individuos Comienzan Avanzar

La soledad no entiende de idiomas, los corazones tampoco, cuando se conecta con las personas y con los encargos solo cabe rendirnos, a sus ojos o a su corazón. Los detectives tenemos actores secundarios del escenario de la vida, actores que se vuelven principales cuando conversamos con ellos o cuando no refresca la noche cálida y fría del momento pactado. Los detectives somos parte de su vida y de su fin porque todos tenemos vergüenzas y todos no queremos ocultarnos de vivirlas, todos tenemos derecho a vivir y a sentir, como personas, y como elementos que se ocultan en la esquina olvidada, yo quiero tenerte a ti, al otro lado del hilo, al otro lado lejano como cercano y sobre todo autentico, porque de la verdad nos nutrimos para combatir al que “jode” a nuestro cliente porque lo merece y porque estamos en lo que estamos aunque el cliente este de vacaciones, porque nosotros no nos vamos si la actora secundaria no cesa de activarse lo que vamos a focalizar, la misión es una y con ella estamos, de corazón , de alma y sobre todo de complicidad. La copa, es un elemento sencillo pero que aclara mucho de las realidades personales, todo un ejercicio de sinceridad y de enterrar lo que no debe intoxicar una amistad.  La piel desnuda del sentimiento real, enfrentado a una copa o a una situación, porque los detectives somos de piel y copa, de ropa y camuflaje, de gafas y de vista….. que mira a los ojos de manera directa.

No podemos decir que es la jornada mas feliz del mundo, porque la lectura seria errónea en nuestra alma, no podemos gritar que estamos contentos, porque la vecina cotilla seguro que nos critica, no podemos sentirnos mas allá de la corrección porque al final nos pillan en el renuncio, ser y vivir como elegimos es un lujo que a pesar de elementos del recuerdo de aquello que nos marco, un estancia en la cura del cuerpo que nos acerco a nuestro progenitor, un alma que esta en el cielo y que lo detectives miramos con cierta asiduidad. La noche nos ata lo que el alma nos marca, la palabra da paso a la acción del momento tenso de la intervención, porque sino subimos pulsaciones, sino nos asomamos al barranco, sino provocamos el vértigo, jamás experimentaremos la sangre de sentirnos vivos porque si,  Me llamo TONY y soy detective.

 

Anuncios

SOY DETECTIVE¿?.

Me mantengo fuera de las redes sociales, de los grupúsculos de chat que muchos miran en la profesión y los mismos hablan, fiscalizan, instruyen o incluso insultan se enredan o se vienen arriba dentro de la pasión del momento, yo fui uno de ellos y decidí un buen día que alejándome de ellos ganaba en tiempo así como dedicación a mi pasión. OPF

 

La pasión, muerte y resurrección del que cada uno de manera limpia debe de creer, la creencia en valores y sobre todo en ser consecuentes, como dirían a Manolete, sino sabes torear para que te metes, pues eso, aquí hay mucho personal que se compra un traje de luces pero lo de torear (poco), lo de hacer profesión (nada) pero dar lecciones (todas).

Por lo que al hilo del enunciado, ¿qué somos?, ¿qué esta pasando? , ¿qué hacemos?, las respuestas las podéis leer de algunos en los chat, que aconsejan como delinquir dentro de la profesión, otros que callando asienten con su silencio, otros con tarjetas de visitas que solo hacen visitar para pillar , toda una realidad, una selva que todo vale, que no pasa nada… hasta que pasa. Y desde OPF DETECTIVES lo advertimos.

Captura de pantalla 2019-04-20 a las 20.23.43.png

Ser detective es una putada y mas si te gusta, no desenganchas ni un segundo, abandonas todo y todos por tu quehacer, tu crecer y por tu prospectiva de querer seguir  y sentir haciendo profesión, y con ello estamos. No somos expertos de nada pero acudimos a los foros de los mismos, con el convencimiento de que nos levantaremos a medias porque nada se aporta y si mucho se vende, venderse o vender… esa es la cuestión de todo profesional, ser detective no es hacer de detective, ni ejercer como tal, tampoco lucir el palmito sin poder dar una solución al bufete atascado, la empresa con problemas o el particular en apuros, porque rellenar la agenda de colaboraciones es trabajar, de manera exacta a la de otras profesiones, y por eso existe en este gremio tanto intrusismo, porque el intrusismo es para la profesión lo que a Villarejo para la justicia, un grano con el que convives y lo disimulas con maquillaje. Los focos no alumbran mas allá del objetivo de la cámara y a mi como detective me gusta estar detrás del foco, porque la profesión se hace en silencio, con respeto y vocación de servicio, pero sin olvidar que los cumplimientos deben ser la mejor garantía de que esta claro que no somos espías, ¿o si?, no somos policías, ¿o si?, ni somos visionarios, ¿ o sí?. Creo sinceramente que los juegos son peligrosos y jugar a lo que no eres solo hace que como Manolete salgas corneado y luego vendrás al Chat a llorar y buscar la solidaridad que tu torpeza te ha empitonado.  Porque OPF DETECTIVES ANALISTAS es mi pasión y mi amante, es por lo que una vez te digo, que si me lees sabes que: Me llamo TONY y ni en semana santa dejamos de ser lo que somos, DETECTIVES.

SILENCIO POR FAVOR.

Los detectives estamos para crear silencios, no hay cosa que el tiempo valore mas que el silencio de un hogar, de una compañía y de unos ruidos que apuñalen la paz familiar de un entorno definido en espacio, por el corazón de una familia, vivir en comunidad es respetar al prójimo, nadie merece la tortura del abuso del que se piensa impune, nadie debe callar ante la molestia manifiesta y repetido como si se tratara de un martillo pilón, no hay que gritar más fuerte, simplemente hay que jugar como en todo las facetas de la vida, el tablero de la estrategia, de la astucia, y de poner en cada sonora boca, el tapón honesto de la paz de un hogar que solo quiere crecer en un entorno limpio de ruidos, porque la contaminación acústica puede ser la obligada por el entorno o la que violan de manera sistemática, para someter a personas, a través de una estrategia orquestada de ruidos y golpes.

Captura de pantalla 2019-02-01 23.09.01.png

Los ingenieros ingenian las maquinas que registran los ruidos, los policías constatas con más o menos ganas u oportunidad, el momento preciso de la agresión acústica, pero los detectives estamos para estar cerca de esa familia violada en su intimidad, que Hitler utilizaba técnicas parecidas, esta documentado, e incluso que sus técnicas se han empleado por sectores estratégicos, también lo tenemos en mente, pues esto que nos contraten resulta “padrísimo”, para que el “pendejo” salga retratado en nuestra oculta que con medios precisos de medición certera haga que el “pinche” este sentado en un banco de madera delante de togados, para que responda de la “paz” del hogar sufrido y mentalmente sometido, la “neta”, la ponemos porque creemos en ella, porque “no mames” ya que soy toni y si en silencio te digo que soy detective.

MYZIN.

La cuesta de Enero ha terminado como el rosario de la aurora, desaparece lo que no queremos ver ni oír, los amigos se prodigan como un recurso que se autoabastece de visibilidades comerciales, por lo tanto , ser mudo es la mejor elección para no dar de que hablar quienes nos aportan nada original. Lo original también es complicado de poder añadir a los valores de nuestra profesión, lo habitual es copiar y pegar, tragar y mentir y por supuesto, pintarla y llenarse la boca de suplicar la renuncia a la crítica. Pero la educación es otro valor que no conoce de espacios territoriales, mientras existan limones amargos, amigos del jefe y servidores de posibles encargos, a nivel asociativo hemos vuelto a lo peor de lo peor, con una línea editorial mediocre de opacidad preocupante y opciones descaradas de inoperatividad de crecimiento. No veo foco en el horizonte, salvo el relevo total de quienes se perpetúan y adaptan al muñeco de turno, que aparece solo para desaparecer en las respuestas de los detectives. Los detectives somos un recurso caro, pero pagado por el usuario al que hay que dejarle la opción de poder elegir libremente y por supuesto con el máximo nivel de conocimiento sobre nuestra capacidad y prestigio profesional. Los errores son un atributo humano, pero sus reconocimientos son una tara intelectual. Los egos en esta profesión son otro de los méritos añadidos, ambos tienen como coincidencia la que en política se reconoce como la cápsula de autosatisfacción del entorno, cuanto más grande el entorno palmero, más alejados de la realidad de la esquina de la calle, aquí nadie inventa nada, nadie puede dar lecciones a nadie sobre la profesión y menos adoctrinar, nadie es doctor que sea un referente, ni la maquina de la mentira nos aporta luz sobre la verdad, ni sobre el engaño, porque engañar es no responder y esconderse porque para desaparecer hay que tener la virtud de ser invisible que se incompatibiliza con la destreza de no ser visto. Mantengamos el silencio para ser espectador del espectáculo de los que presumen de “nosequé”, porque cada vez somos más los que contamos con una experiencia vital policial y judicial que no conoce de miedos ni de vértigos profesionales. Me llamo TONY y soy detective.

 

2019

Acabamos de tragarnos las doce uvas, hemos entrado en un nuevo año que rima con mueve y en ello estamos, primero animado por la referencia de nuestro compañero Oscar Rosa de Contrasta2 que ha cuidado el realizar un repositorio de los compañeros que compartimos reflexiones y enseñanzas de nuestro quehacer y mejor entender de la profesión, estos post sirven de escape emocional detectivesco y dejamos en nuestra web, aquellos artículos o enfoque mas profesionales. Gracias Oscar y saludos a todos los compañeros que hacemos de la red, nuestra reflexión valiente sin vértigos.

Todos deseamos trabajo, pasión y sobre todo lealtad con nuestros clientes, de nuestro equipo y de la vida,  todos deseamos que nos devuelva la vida el bien que hacemos los detectives, somos muchos los que se encuentran capacitados, menos los que manifiestan voluntad de poder hacer de su capacidad un hecho, muchos menos los que se pueden visualizar con sus cumplimientos legales y muy escasos los que cuentan con una regularidad de actividad así como un fondo de encargos. Para este año 2019 les deseo a todos mucha suerte.

Suerte es lo que se necesita en todo arranque, las colaboraciones que se hacen en el sector son precisas, una joya y bien escaso que se contabiliza por horas trabajadas, personalmente mis horas no están en el reloj de arena del metal que acuña las monedas, ni del papel que marca los billetes, la marca la dejo en mi informe y el corazón del cliente, porque pasión y entrega nos sobra. Esta profesión va mas allá de un circulo de colaboración, de una comunidad de intereses o de bienes interesados de cuño ajeno, y mucha mas lejano de un grupo de wasap o de telegram, porque mirar una pantalla no es leer el pensamiento de un detective, que puede que no a salido del coche en años, o redactado un informe, e incluso no sepa lo que es planificar o dar satisfacción con respuestas claras al cliente, estamos en la profesión mas bonita del mundo y quien no lo entienda así seguirá siendo infeliz y eso me da mucha pena.

Los detectives no somos los mercenarios que metemos el palo y secamos al cliente, tampoco somos los polis frustrados ni tampoco los “rambos” de la juricatura, tampoco los sicarios de empresa o de solución de pasillo judicial, me quedo con ser la puerta violeta, porque aprovecharse de nuestra profesión para actos simulados o faltar a la verdad no solo es una deslealtad sino también un delito, como son hacer ilícitos penales o hacer apologías de ello, por tanto cuando alguien presume de ello mas vale dejarle solo, o con quien no se atreve a desenmascararlo porque a veces nos sentimos mas a menudo de lo que parece como marcianos con casco de astronauta que explora en otro mundo, con nave o sin Tomasa, pero con licencia de astronauta y conozco la linea que no debo traspasar. Me llamo TONY y soy detective.

 

 

 

ANT-IQUA-DOS

Hablemos de detectives o de guerra de sexos que también existen entre nosotros/as,  con los egos que se resuelven con pisadas de cuello, de cobardía o de simplemente sucia intención que solo solapa una pobre personalidad y nula conciencia. Las mujeres buscan los espacios vedados y los hombres algunos buscan a mujeres dóciles que ataquen a quienes buscan conquistar derechos anulados con el silencio de la complicidad del cobarde o de la rata. No hay que ser supremacistas pero las lecciones que a veces nos dan, deben hacer meditar si lo macho es solo para fuera porque dentro demuestra sometimiento. En la profesión del detective no suele haber discriminación, aunque mujeres al frente del despacho utilicen a compañeros masculinos por cuestión de imagen corporativa frente a quienes están acomplejados o tienen miedo a su capacidad.

El 30 será una lección particular de un hecho actual en la profesión del detective, que entre otras cuestiones debemos aprender que nos van a demostrar que ellas no necesitan sellos, ni marcas de grupos vacíos, solo gente que habla con profesionales y que generan confianza divulgativa en beneficio de un colectivo, posiblemente estemos ante el inicio de que lo privado hace mas por lo público que el grupo en un mundo en el que las taifas detectivescas suelen como deporte apedrear todo lo nuevo simplemente por eso, criticar todo lo interesante, simplemente porque nos supera en imaginación.

Somos perezosos los detectives en ocuparnos en como innovar, crecer, ser mejores y sobre todo en dar mejor servicio, mas que destruir, sin lucir más por apagar la luz de la vecina, ya que o te puedes llevar una hostia o un chasco en tu hombría,  y tu luz no se vea ni a un palmo. En este sentido no me olvidare la linea del tiempo de la pobreza mental para evidenciar en publico lo que ni en publico se atreven a reconocer en sus vilezas, pero tampoco merece ocuparse más lo que ni ellos merecen serlo. Soy Toni, detectiv@.

COCIDOS DE FRIO.

Muchos los debates, muchas las sensaciones y mas las interpretaciones que tenemos en los chat´s los detectives oyentes que en foros concretos comparten opinión o datos que aportan conocimiento. Muchas son las chispas y menos las conversaciones que se llevan a cabo para entender el momento. Al detective hay que conocerlo, hay que tratarlo y por supuesto hay que oírlo, con “palabros” de telegram o marcas de letras en wasap que no son motivo de interpretar al que escribe.

Captura de pantalla 2018-10-30 a las 15.22.59.png

Los detectives pasamos frío, pasamos miedo y pasamos pánico en nuestro cumplimientos personales, empresariales, sociales e incluso fiscales, por eso al detective que incrusta expresiones hay que sentir como se siente, porque los detectives no somos una tarifa plana de datos, no somos un Nick resuelto a contribuciones, no somos en definitiva a nada que se le parezca a lo normal. La soledad del coche, de la troncha, de la redacción en un Hostal de carretera, a la reflexión que llevamos en la conducción por cualquier carretera es suficiente para meditar, pensar y reflexionar de las calenturas que afloran y que son normales, lo enfermizo sería lo que nos traguemos siempre todo porque si. Los detectives (algunos/as) nos equivocamos porque hablamos y decimos nuestras verdades, al padecerlas y al sangrarlas por lo que si un compañero se calienta solo cabe preguntarle, ¿qué tal? porque ni cuesta dinero ni te roban el tiempo que si regalas y le dedicas a mirar el chat, porque nuestra voz llega hasta a las islas afortunadas, por fortuna y con permiso del intruso no deseado y mal visto perseguido. Me llamo Tony y soy detective, por tanto si me entero de tu intrusión a mi profesión, te denuncio.