“deetetibe”

Los detectives somos personas que estamos enganchados a esto que llaman, el compromiso, la palabra y el objetivo, no hay horario, calendario o tiempo de ocio que preocupe más que al detective en su labor, los días se hacen cortos muy cortos, las esperas largas, la gestión se vuelve irrepetible, los informes se hacen lienzo, porque escribir al final es poder desarrollar la película de nuestra acción, de nuestra devoción, pero como enemigo nos espera el desconocimiento, el recelo y el miedo que a veces damos a profesionales que teóricamente van de la mano junto al cliente, pienso que la ignorante cobardía de nuestro compromiso hace un renglón oscuro en el relato del testimonio, somos detectives privados, personal cualificado, a veces un poco misterioso en su desarrollo pero transparente en la certeza de lo que inmortalizamos.

Los espías son otros, funcionarios policiales con tiempo libre, con medios “complicados” de entender, los espías son lectores de novela policiaca, negra o incluso de roles de investigadores propios, investigar es libre, no lícito pero libre, pero claro esta… depende para quién, hoy me comentaban una reciente sentencia del supremo, que no entiendo pero respeto en su concepto de “investigación propia”, la mano que mece la cuna de la libertad choca con el interés general, pasando por el particular y saltándose lo que otros entienden que debemos todos cumplir… y los detectives privados cumplimos con la ley, los otros son “intrusos” que incluso hace del riesgo su fuente personal, y los tribunales los que desconocen la singularidad de nuestra profesión para defendernos, a lo que en derecho es de justicia proceder.

¿A que parece complicada la lectura y entender lo expresado?. Pues imaginar que como ejerciente te veas en la transparencia tributaria, legal, social y familiar, maltratado e incomprendido, pero es lo que hay, ser detective es mamarlo, sentirlo, vivirlo y no tener otro concepto natural mas que el de tu profesión, porque el cliente no descansa, el investigado tampoco, los asuntos vuelan, las oportunidades ocurren y siempre tendremos la oportunidad de subirnos a ellos, o sentarnos y verlos pasar. Me llamo Tony y no te lo imagines, porque sabes que soy detective.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s