ROSAS DE CRISTAL

Los nombres son ajenos, ya que en muchos casos nuestra identidad se camufla con nuestro lenguaje, nuestro origen incluso también, pero nosotros como detectives no olvidamos la persona que esta detrás del objetivo o infiltración, vivimos dentro del asiento de un coche alquilado o prestado, respiramos en una esquina de un lugar impreciso y que no recordaremos el nombre, nos engullimos en una realidad social de entorno que pronto olvidaremos, los detectives nos sentimos a gusto así, somos raros de cojones (toma ya), pero cuando tenemos a otro/a al  otro lado de la línea del móvil, sentado junto a nosotros o incluso haciendo lo que hacemos, no estamos solos y eso es importante. Dentro de la sociedad detectivesca cada día se hace visible en opinión lo que resulta importante y de peso en nuestra actividad, las compis féminas demandan visibilidad y no migajas del patriarcado, las hay continuistas o existen las feministas que ven como cuota su conquista. No entro en semejantes debates, reconozco que son mas eficientes que nosotros, mas serias, mas responsables y sobre todo mas implicadas, valientes e incluso resueltas, aunque ellas nos se reconozcan entre las mismas.

El trabajo es un regalo siempre y cuando sirva al cliente, sin objetivo no hay satisfacción, el placer de nuestra profesión es la conformidad del cliente, o por lo menos en mis mandamientos esta recogido como en primer lugar, pero en el trabajo igual que al peregrino, le da tiempo a uno para pensar por los caminos interiores del desarrollo profesional, y por los generales de la profesión como colectivo y viendo a caminantes he decidido pensar y centrarme como hasta ahora, el ahora es el ahora, este caso es el más importante de mi carrera, y el final me lo marca la consecución del motivo de estar aquí, junto a mi equipo y con kilómetros atrás de ilusión y pericia, esto es el principio de todo fin que te llega a un camino de peregrinaje continuo, porque lo que queda con instantes que se han compartido, y con nostalgia se han vivido, solo cabe la sonrisa del recuerdo, de la gratitud y sobre todo de la felicidad de saber que se van a repetir, que esto es solo el inicio y que los proyectos no dependen de un cuponazo, porque el premio lo tenemos entre nosotros. Me llamo Tony de verdad, y sigo haciéndome como detective como en la vida profesional de servidor público, me gane el respeto y el reconocimiento.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s