De profesión DETECTIVES.

Somos hijos de la calle, vivimos en una esquina observando la vida, nos entregamos aunque a veces nos equivoquemos, pero siempre resurgimos como ave fénix, si respiramos también pasamos frío y hambre.Nuestra academia no empezó en el aula universitaria, hemos sido matriculados en el barrio de la vida con las asignaturas pendientes de la gente que nos ha rodeado siempre, todos tenemos ese profesor no buscado ni matrícula en la materia que daño nos ha echo o curtido. Un buen detective es empresario honesto, un excelente amigo y por supuesto alguien en el que se puede confiar, los diplomas y certificados se vuelven agradecimientos o abrazos, éxito no significa un reconocimiento o engorde económico, somos flacos con bolsillos rotos pero corazones grandes, somos humanos y nos equivocamos pero reconducimos porque reconocemos los caminos y  rumbos que no da la vida porqué somos consecuentes de que nuestro camino finaliza en un precipicio sin profundidad.

Los detectives son visionarios e incluso prospectivos en lo empresarial nos hemos espabilado a base de “ostias” los apuntes que han sido grabados a fuego de las enseñanzas de la esquina designada sin luz de alumbramiento vital con la “puta” vida de testigo.Los detectives de la calle, de salón de juntas o de puticlub, vemos sin ser vistos, somos compañía sin ser apreciados, somos solución sin ser mencionados, un comodín que la sociedad puede emplear en entornos de inteligencia familiar, social, empresarial o simplemente un elemento fundamental que se hace desconocido por la excesiva invisibilidad de nuestra profesión.

CpZ2sCbWgAAcRL5.jpg

Los criminólogos reivindican el escaso aprovechamiento que la sociedad hace de su conocimiento, por ello los espacios televisivos o incluso de asuntos de alta sensibilidad social como pueden ser los grandes enigmas policiales de resolución imposible o dudosa, son un escenario perfecto para rellenar de interés algo que difícilmente puede o ser contrastado o desmontado. Muchos detectives son criminólogos u hacemos del conocimiento nuestro perfeccionamiento sobre asuntos que solo a los detectives nos están conferidos. Mucha confusión en estos tiempos en los que se pretende suplir con aula de dudosa docencia lo que en una esquina de nuestro barrio fuimos aprendiendo. Son tiempos de cazar pokemon, de asaltar sensibilidades con la crueldad del resultado económico, desde nuestra esquina me acompaño de mi amigo y compañero Juan, ambos utilizamos el lenguaje mudo que solo los detectives podemos entender, me llamo Tony y junto con Juan te decimos que ambos somos DETECTIVES.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s