Testigo protegido

Cuando trabajamos con nuestra presencia no sabemos si somos lo que somos o los que nos gustaría ser, otra cosa distinta es cuando preservamos nuestra identidad porque sencillamente nadie quiere ser objetivo de nadie.

A uno le pagan, se compromete, accede e incluso renuncia a su identidad para llevar a cabo el objetivo señalado.

DSC_0721

No hay protección ni testimonio, solo una acción que alguien debe instrumentar. En la sociedad de la información para todo se nos requiere nuestra autentica identificación personal, haciendo meritorio la ocultación de la misma. Si no existo para que me preguntas, me llamo Tony y si me conoces no me saludes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s