¿QUÉ ESTA PASANDO AHÍ?

Cuando investigamos asumimos los riesgos que conlleva la naturaleza misma del encargo. No es fácil rechazar en tiempos de crisis un trabajo cuando detectamos pero lo hacemos sin dudar si el cliente no esta legitimado en la motivación de la investigación, por mucho plus que añada, rehusamos el encargo sabiendo que alguien lo hará con o sin TIP. Pero los principios son los que son y la ley es una y debe cumplirse. Lo que estaría pasando ahí es que o se respeta la ley o estas fuera, no hay atajos.

Cuando aceptamos el asunto, analizamos el proceso y desarrollo de la misión, otro motivo para plantearse la elección correcta de los colaboradores así como los medios empleados, buena parte del éxito se basa en esta parte de nuestra intervención. Y por último la ejecución del asunto, aquí es donde existe la presión del cliente para influir en el resultado o informe final, presión que procede de distintas maneras y aspectos. Si cedes en cualquier fase del ciclo indagatorio estas perdido, date por manipulado. Lo mejor es ser inflexible, responsable y consecuente, más vale perder un cliente que ganar un proceso judicial o administrativo. Y lo que estaría pasando ahí es que tu la calidad como profesional depende directamente de tu equipo, si te rodeas de mediocres serás mediocre por mucho “ego” que tengas.

20140713_101612

Los detectives debemos contraer nuestro compromiso o contrato por escrito, con la claridad que demuestra tributar por tu trabajo, no estamos a la sombra de instituciones o centros universitarios, estamos en el descampado de la vida, sin vallas, ni controles en la puerta de acceso a nuestro despacho. El C.N.P fiscaliza nuestro trabajo, en cualquier momento o situación. Somos deportistas de élite que deben asumir la visita del vampiro a cualquier hora para detectar si o no estamos dopados. Por eso tenemos la virtud de reconocer en nuestro entorno los chiringuitos que se forman entre grupúsculos de interés económico.

Los detectives detectamos la corrupción como nadie, pero igualmente asistimos al espectáculo de la doble moralidad que merece perseguir estos actos que tanto daño nos están creando en la sociedad. Yo como investigador me gustaría exigir las cuentas privadas de empleados públicos que desde su despacho oficial están mermando considerablemente los encargos que legítimamente deberíamos realizar los detectives privados, y en tiempos de crisis seguimos por vergüenza y honestidad rechazando aquellos a los que el cliente no esta legitimado para hacernos el encargo, pero que desde cualquier despacho o sede si lo harán. Lo que esta pasando ahí es CORRUPCIÓN.

Yo por mi trayectoria vital profesional y personal, me muestro incorruptible por el miedo que me provoca serlo, me muestro legalista por el pánico que me provocaría saltarme la ley, me entra vértigo si me plantean asuntos en cuyo túnel no se divisa la claridad. Mi familia, mis amigos, mis compañeros no se venden o traspasan por el color de un papel o favor, si tu quieres aceptar PULPO como animal de compañía ¡allá tú!, pero este DETECTIVE tiene su honor sin mancha, porque si lo pierdes una sola vez, no lo recobraras jamás. Y lo que estaría pasando ahí es que hay un hombre llamado TONY artículo 1.0.

https://www.youtube.com/watch?v=H1eAvX-8g08

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s