LA HUELLA

Con nuestro trabajo indagatorio, por lo menos intentamos dejar huella en nuestro cliente, bien por el objetivo alcanzado o por la profesionalidad demostrada. En cualquier caso de manera honesta marcamos nuestra huella inequívoca de intervención. Pero no solo existe un interés legitimo de cliente en la relación contractual también alcanzamos una implicación que en muchos casos va mas allá del trato económico, no obstante esto no debe entenderse como una intromisión u ocupación del espacio o vida que el cliente tiene. Ser conocedor de sus secretos no te hacen dominarlo, te hacen respetarlo. Un confesor no demuestra actitud distinta con los feligreses de su parroquia, nuestra huella debe ser perdurable y a la vez que venerable.

Imagen

 

Por otro lado la huella se plasma en tu andadura profesional y personal, la huella se marca en el suelo o en la superficie por el que pretendas avanzar, en cualquier caso las huellas se transforman en marcas dolorosas si están se imprimen en personas o hechos. Me llamo TONY y miro por donde piso.    

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s