PHOTINT.

Las pruebas judiciales así como los peritajes, tiene un recorrido extremadamente veloz por delante de letrados y jueces, como todo exceso de velocidad conlleva no solo un riesgo, sino que es un peligro real para la administración de justicia, apenas existen contra-informes rigurosos de análisis de estos testimonios periciales. Esto no solo perjudica a la impartición de lo justo sino que merma la confianza que tenemos todos en ella. Los bufetes dedican el tiempo ajustado al objetivo señalado, pero no optimizan ni dedican lo suficiente salvo si el asunto cuenta con un fondo suficiente, esta es la realidad. Cada vez más los clientes judiciales se muestran insatisfechos y críticos con todo este escenario, y desmenuzan personalmente lo que otros profesionalmente deberían hacer, de esta manera se destapa a mucho charlatán y abundante manipulación. La verdad absoluta no existe, pero los expertos florecen como setas, sino eres experto no tienes credibilidad, mi apuesta es por un conocimiento generalista, con amplios y elementales conceptos, a mi no me vale el dicho “Quien mucho aprieta”, por que los expertos crean un lenguaje confuso así como ilegible para casi todo el mundo, es como si un traductor improvisara un idioma con la combinación aleatoria de muchos de ellos, y el “populacho que no entiende, acepte simplemente por no parecer tonto”.

Imagen

Uno de estos servicios comprende en analizar las pruebas documentales, que demuestran casi de manera sistemática, la poca credibilidad que existe en ellas, además de contradecir o anular la propia prueba, no desvelo sus deficiencias pero todas las que hemos analizado cometen una grave irregularidad, que sería determinante para no aceptarse si esto se hacen en pruebas periciales policiales. En otro orden también detectamos que ni existe como tal la cadena de custodia en el ámbito privado, ni se respeta los estándares de edición y menos el tratamiento. Por lo que uno de nuestros servicios precisamente se centra en esto, es destapar al “escupidor de sinsentidos”, al “profanador de las normas”,  y al “manipulador”.No somos prisioneros corporativos, ni políticamente correctos, pero si honestos en nuestras conclusiones, una cosa es vender tu servicio y otra “venderse”. Y como dice la copla “Ni se compra ni se vende, el INFORME verdadero”. Me llamo TONY y solo tarareo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s